Valeria Pariso

1-¿Dónde escribís?

En cualquier lugar. Si estoy en casa, en un escritorio chiquitito que está debajo de una ventana por donde veo dos fresnos.

2- ¿Trabajás en computadora o a mano?

Ambas, pero con más frecuencia a mano.

3- ¿Escribís todos los días? ¿Tenés un horario fijo?

Corrijo casi todos los días, pero no escribo todos los días. No tengo un horario fijo pero me gusta más escribir a la mañana. 

4-¿Cuánto tiempo le dedicás?

Es que no hay un tiempo. A veces voy anotando en papelitos sueltos ideas o palabras o colores o gestos. A veces junto cositas que encuentro en el piso, hojas, piedras, algo que me emociona, algo que me conecta con alguna palabra. Es todo el tiempo así, el poema sale después o no sale, depende. Pero el estar atenta al mundo que me rodea es constante.

5- ¿Algún ritual, costumbre o manía a la hora de sentarse a escribir?

Mirar árboles o cielo por la ventana. Y si estoy en mi escritorio, usar lápices negros con buena punta, recién sacada, me gusta el ruido raspado que hace la mina cuando se desliza sobra la hoja.

6- ¿Cuándo das por terminado un texto? ¿Qué recorrido emprende ese texto?

Cuando deja de molestarme, cuando lo puedo leer en voz alta y no me desagrada después de un buen tiempo de haberlo escrito. Eso a veces lleva años, soy una correctora constante.

7- ¿Qué relación tenés con tu biblioteca?

De amor absoluto. Aún no sentí la necesidad de tener una biblioteca en el sentido tradicional, con todos los libros ordenados sobre una pared. Tengo una biblioteca desparramada por la casa, y en mi estudio, por donde vas hay libros, porque mi idea es que estén al alcance de la mano, todo el tiempo.  Entonces tengo libros en algunos estantes, sobre una repisa, sobre un mueble que está en el pasillo, en un revistero, en unos canastos como si fuesen leños, etc.  Hasta en una bandeja que tengo sobre la mesa del living pongo cuatro libros de poesía para convidar a la gente que viene por si quiere mirarlos mientras llega un café.  Esos cuatro libros van cambiando una vez por mes, voy rotando los libros convidados.

8- ¿Qué libro te gustaría leer?

Me gustaría leer en papel Poesía vertical, de Juarroz, solo lo leí en formato pdf o en blog. Y “Teclados” de Raúl Artola, que me dijeron que es buenísimo.

9- ¿Qué cinco libros no pueden faltar en tu biblioteca ideal?

Es que hay muchos más que cinco que no pueden faltar y sería injusta omitiéndolos, pero los primeros que me vienen a la mente son:

Vuelo Ciego, de Idea Vilariño
Poesía completa, de Alejandra Pizarnik
La morada imposible, de Susana Thénon
Poesía Reunida, de Juan Gelman
Libro del frío, de Antonio Gamoneda

10- ¿Cuáles son los autores/libros que te parecen más sobrevalorados y cuáles los menos valorados?

No sé, no podría hacer una lista.

11- ¿Qué relación tenés con la inspiración?

No la termino de conocer, viene y se va cuando quiere, pero nos llevamos bien así.

12- ¿Cuándo una persona se convierte en un buen lector?

Ni idea, pero creo que alcanza con ser honesto con el disfrute de la lectura. Y si no te gustó lo que leíste, decirlo, aunque sea el libro más recomendado.

Bonus Track:
-Experiencias e impresiones de escribir estimulado por alguna sustancia o en un estado de conciencia alterado.


Nada,  cuando escribo lo único que hago es mirar por la ventana, hacia adentro.


1 comentario: